PARROQUIA SAN NICOLÁS DE TOLENTINO TUMBES


 

Papa Francis, Jorge Mario Bergoglio

El primer Papa de las Américas Jorge Mario Bergoglio es oriundo de Argentina. De 76 años de edad, jesuita arzobispo de Buenos Aires es una figura prominente en todo el continente, sin embargo, sigue siendo un pastor sencillo que está profundamente amado por su diócesis, a través de la que ha viajado extensamente en el metro y en autobús durante los 15 años de su ministerio episcopal.

"Mi pueblo es pobre y yo soy uno de ellos", ha dicho más de una vez, al explicar su decisión de vivir en un apartamento y cocinar su propia cena. Él siempre ha aconsejado a sus sacerdotes para mostrar misericordia y valentía apostólica y para mantener sus puertas abiertas a todos. Lo peor que le puede pasar a la Iglesia, ha dicho en varias ocasiones, "es lo que de Lubac llama mundanidad espiritual", que significa, "estar centrado en sí mismo". Y cuando habla de justicia social, que llama a la gente en primer lugar para recoger el Catecismo , para redescubrir los Diez Mandamientos y las Bienaventuranzas. Su proyecto es simple: si usted sigue a Cristo, se entiende que "pisotear la dignidad de una persona es un pecado grave".

A pesar de su carácter reservado - su biografía oficial consiste en sólo unas pocas líneas, por lo menos hasta su nombramiento como arzobispo de Buenos Aires - que se convirtió en un punto de referencia a causa de las fuertes posiciones que tomó durante la dramática crisis financiera que asoló el país en 2001.

Nació en Buenos Aires el 17 de diciembre de 1936, hijo de inmigrantes italianos. Su padre Mario era un contador perteneciente a los ferrocarriles y su madre Regina Sívori fue una mujer comprometida dedicada a la crianza de sus cinco hijos. Se graduó como técnico químico y luego elegimos el camino del sacerdocio, entrar en el Seminario Diocesano de Villa Devoto. El 11 de marzo 1958, entró en el noviciado de la Compañía de Jesús. Completó sus estudios de humanidades en Chile y regresó a la Argentina en 1963 para graduarse con una licenciatura en filosofía en el Colegio de San José, en San Miguel. De 1964 a 1965 enseñó literatura y psicología en la universidad de la Inmaculada Concepción en Santa Fe y en 1966 fue profesor de la misma materia en el Colegio del Salvatore en Buenos Aires. A partir de 1967-70 él estudió teología y obtuvo un título del Colegio de San José.

El 13 de diciembre de 1969 fue ordenado sacerdote por el arzobispo José Ramón Castellano.Continuó su formación entre 1970 y 1971 en la Universidad de Alcalá de Henares, España, y el 22 de abril 1973 hizo su profesión perpetua con los jesuitas. De regreso en Argentina, fue maestro de novicios en Villa Barilari, de San Miguel, profesor de la Facultad de Teología de San Miguel, consultor de la Provincia de la Compañía de Jesús y también Rector del Colegio Máximo de la Facultad de Filosofía y Teología.

El 31 de julio 1973 fue nombrado Provincial de los jesuitas en Argentina, cargo que ocupó durante seis años. Luego volvió a su trabajo en el sector universitario y de 1980 a 1986 desempeñó nuevamente como rector del Colegio de San José, así como párroco, de nuevo en San Miguel. En marzo de 1986 se trasladó a Alemania para terminar su tesis doctoral, a continuación, sus superiores lo enviaron al Colegio del Salvador en Buenos Aires y junto a la iglesia de los jesuitas en la ciudad de Córdoba como director espiritual y confesor.

Fue el cardenal Antonio Quarracino, arzobispo de Buenos Aires, que lo quería como un estrecho colaborador. Así, el 20 de mayo 1992 el Papa Juan Pablo II lo nombró Obispo titular de Auca y auxiliar de Buenos Aires. El 27 de mayo recibió la ordenación episcopal del Cardenal en la catedral. Escogió como lema episcopal, miserando atque eligendo , y en su escudo de armas insertado el IHS, símbolo de la Compañía de Jesús.

Él dio su primera entrevista como obispo a un boletín parroquial, Estrellita de Belém . Fue nombrado Vicario Episcopal de inmediato el barrio de Flores y el 21 de diciembre de 1993 fue también encargado de la oficina del Vicario General de la Arquidiócesis. Por lo tanto, no fue una sorpresa cuando, el 3 de junio de 1997, fue elevado a la dignidad de arzobispo coadjutor de Buenos Aires. No es hasta nueve meses habían pasado cuando, tras la muerte del cardenal Quarracino, que lo sucedió el 28 de febrero de 1998, como arzobispo primado de la Argentina y Ordinario para fieles de rito oriental en Argentina que no tienen ordinario de su propio rito.

Tres años más tarde, en el consistorio del 21 de febrero de 2001, Juan Pablo II le creó cardenal, asignándole el título de San Roberto Bellarmino. Le pidió a los fieles a no venir a Roma para celebrar su creación como cardenal, sino para donar a los pobres lo que hubieran gastado en el viaje. Como Gran Canciller de la Universidad Católica de Argentina, es el autor de los libros:Meditaciones párrafo Religiosos (1982), Reflexiones sobre la vida Apostólica (1992) yReflexiones de esperanza (1992).

En octubre de 2001 fue nombrado Relator General a la 10 ª Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos sobre el ministerio episcopal. Esta tarea fue encomendada a él en el último momento para reemplazar el cardenal Edward Michael Egan, arzobispo de Nueva York, quien se vio obligado a permanecer en su tierra natal a causa de los ataques terroristas del 11 de septiembre. En el Sínodo se hizo especial hincapié en "la misión profética del obispo", su condición de "profeta de la justicia", su deber de "predicar sin cesar" la doctrina social de la Iglesia y también "para expresar un juicio auténticos en materia de la fe y la moral ".

Todo el. Mientras que el cardenal Bergoglio fue haciendo cada vez más popular en América LatinaA pesar de ello, nunca se relajó su enfoque sobrio o su estilo de vida terminante, que algunos han definido como casi "asceta". En este espíritu de pobreza, que no quiso ser nombrado presidente de la Conferencia Episcopal Argentina en 2002, pero tres años más tarde fue elegido y luego, en 2008, volvió a confirmar por un nuevo mandato de tres años. Mientras tanto, en abril de 2005 participó en el Cónclave en el que el Papa Benedicto XVI fue elegido.

Como Arzobispo de Buenos Aires - una diócesis con más de tres millones de habitantes - se concibió un proyecto misionero basada en la comunión y la evangelización. Él tenía cuatro objetivos principales: comunidades abiertas y fraternal, un laicado informado jugando un papel de liderazgo, los esfuerzos de evangelización dirigido a todos los habitantes de la ciudad, y la asistencia a los pobres ya los enfermos. Su objetivo era reevangelize Buenos Aires ", teniendo en cuenta los que viven allí, su estructura y su historia". Le pidió a los sacerdotes ya los laicos a trabajar juntos. En septiembre de 2009 se puso en marcha la campaña solidaria para el Bicentenario de la Independencia del país. Doscientos agencias caritativas han de establecer para el año 2016. Y en una escala continental, esperaba mucho por el impacto del mensaje de la Conferencia de Aparecida en 2007, hasta el punto de describirlo como la " Evangelii Nuntiandi de América Latina ".

Hasta el inicio de la reciente sede vacante , fue miembro de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, la Congregación para el Clero, la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, el Pontificio Consejo para la Familia y la Pontificia Comisión para América Latina.










=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
©2011 Parroquia San Nicolás de Tolentino Tumbes Todos los derechos reservados